Lic. Pedro Vásquez Colmenares Guzmán
Director de Prestaciones Económicas
Sociales y Culturales del ISSSTE
 
 
4.4. Retrospectiva 2000-2010
Los países cambian constantemente. El cambio es lo único cierto, dice un provocador refrán. Por eso necesitamos convertirnos en una sociedad alerta a las transformaciones del entorno, dispuesta a reconocer a tiempo nuestros desafíos y capaz de tomar las acciones que requerimos para seguir saliendo adelante.

México es un gran país. Tenemos una población joven y abundante, vastos recursos naturales, una posición geográfica envidiable, una sólida base cultural, instituciones clave como el ejército, la iglesia y la familia que fundamentalmente siguen resistiendo el embate de los tiempos, un desempeño ejemplar en crear condiciones de estabilidad macroeconómica, una aceptación social a la lucha por la desigualdad y la pobreza y una sociedad que despierta poco a poco a la participación continua sobre los grandes asuntos nacionales.

Todas estas fortalezas nos estimulan y comprometen a muchos de los privilegiados del país. Nuestro legítimo deseo es contribuir a que sucedan el resto de las reformas y los acuerdos nacionales que necesitamos para crecer en el largo plazo y para sostener ese esfuerzo a lo largo de muchas generaciones.

Sin embargo, la primera década de este siglo nos ofrece una lección grave: estamos reprobados en gobernanza. Es preocupante la conducción que los dirigentes nacionales, las instituciones y la sociedad hemos hecho de nuestra competitividad económica, nuestra educación, nuestra solvencia energética, nuestra base fiscal, nuestra gobernanza. Los indicadores de dentro y fuera del país lo denuncian claramente.